domingo, diciembre 10, 2017

Doce años en Internet... y de reformas.

Este año, por motivos personales que no vienen al caso, me he retrasado cuatro días en mi pequeño autohomenaje cibernético, un auto-homenaje o, más bien, una memoria que recuerda, para quien lo quiera leer que, hace doce años, en concreto, el 6 de Diciembre de 2005, publiqué mi primera versión, aún en construcción, de mi página personal 'Mundo Azul' a la que siguió, el 8 de Diciembre, la primera versión ya 'visitable'.

A la página personal sucedió unos meses después, mi primera incursión en el mundo de los blogs que hoy tanto me ocupa y me llena, y poco a poco en diferentes medios sociales (Facebook, LinkedIn, Twitter. etc).

Y en 2011 adquirí un dominio propio ignaciogavilan.com alrededor del cual estoy orquestando cada vez más toda esa presencia.

No es fácil dedicar el tiempo que requiere mantener de forma correcta toda esa actividad en Internet pero, tanto porque me gusta mucho, como porque me aporta otra serie de valores más pragmáticos, no cejo en el empeño. 

Es más, por motivos que explicaré en su momento, y acompañando mi propia evolución personal y profesional, tengo en marcha una reforma de cierto calado de esa presencia, una reforma que aunque de momento no es oficial, ya es bastante posible para los más avispados el vislumbrarla (ocultarla me demandaría un tiempo que creo no vale la pena dedicar).

Espero, necesito en realidad, terminar las reformas en el primer trimestre del 2018 y entonces anunciaré los cambios. Unos cambios para mi importantes pero que no serán más que otro paso en esa presencia en Internet que, como hoy recuerdo, hace unos días cumplió doce años y que, como desea la cancioncilla 'cumpleañera', espero que aún cumpla muchos más.

domingo, octubre 01, 2017

Español


Español.

Inicialmente un mero accidente geográfico, pero luego una herencia, una cultura y un sentimiento.

Asumo la épica de nuestra historia, con sus luces y sus sombras, pero grande y nuestra.

Disfruto de la excelencia de nuestra gastronomía y la variedad de nuestros paisajes.

Gozo con los éxitos de nuestros deportistas. Admiro a los Gasol,  a los Alonso, Nadal, Beitia, Muguruza y tantos otros o la fortaleza de nuestros clubes y selecciones, nuestros guerreros y guerreras, nuestros Real Madrid, Barcelona o Atlético de Madrid, nuestra ÑBA, nuestro hockey...

Me enorgullecen nuestras empresas de talla internacional, nuestra Telefónica, nuestros Santander, BBVA o Zara.

Me alegran y llenan de esperanza nuestros científicos y emprendedores.

Disfruto de la riqueza de nuestro arte y la magnificencia y vigor de nuestra literatura.

Me admira nuestra solidaridad o nuestro récord en trasplantes.

Considero un tesoro nuestra forma sencilla y alegre de ver la vida, nuestro sol, nuestros bares, nuestras tapas y nuestro humor.

Soy español y estoy contento de serlo.

No he insultado a nadie.

No he excluído a nadie.

No he humillado a nadie.

No he robado a nadie.

Soy español y estoy contento de serlo.

Sin fanatismos y sin utopías, pero también sin complejos y con orgullo.

Español.