domingo, octubre 14, 2007

Corbatas

Ayer estuve revisando mis corbatas. El traje y la corbata son como mi uniforme de trabajo, como una segunda naturaleza. Pero también es como una piel de reptil, que hay que mudar periódicamente.

Lo que no pensé es que ese cambio de piel se fuese a hacer tan cuesta arriba. Resulta que, claro, las corbatas más raídas son las que más me gustan. Son una piel gastada pero de la que me cuesta deshacerme. Resulta, además, que algunas de esas corbatas tiene historia: está la corbata del día en que leí el proyecto fin de carrera, la corbata de fiesta que utilicé en mi boda, la corbata de luto que me recuerda a la persona por la que la estrené, la corbata regalo especial de la que era mi novia...

¡ Sí que está pegada esta piel ! Creo que lo voy a dejar para otro día...

Mundo Azul

3 comentarios:

winfried dijo...

Tantas corbatas! Aqui en USA las corbatas han perdido su uso en lo que se refiere a la vida diara tanto en lo corporativo como en la vida personal. Yo a veces me las pongo para darme la "pinta" pero reluzco como el veitiunico de la reunion! :0)

igrgavilan dijo...

En España se utilizan mucho en según qué profesiones.

Lo único que, al menos en mi entorno cercano, se está poniendo de moda es el Viernes venir con ropa deportiva. Pero de Lunes a Jueves...

winfried dijo...

Si aqui el viernes tambien! En el verano vamos al trabajo en shorts y en tennis.

A mi me costo ponerme shorts los viernes y ahora me gusta bastante porque es tan comodo!

Ademas "Cuando en Roma estes, has lo que los Romanos hagan"...