martes, julio 21, 2009

Bloggeando en el desierto

Pienso, publico... espero. Miro contadores de visitas, estadísticas, seguidores... Un vasto desierto se abre ante mi. Casi cuatro años ya en internet. Una página personal. Tres blogs.

Muchas horas de camino. No me atrevo a cuantificarlas.

He seguido algunas de las recomendaciones para obtener notoriedad...y he ignorado, he preferido ignorar, conscientemente, otras...

Desde este paisaje de arena miro, oteo. Mi mirada se posa en otros blogs, otros sitios. Observo. Analizo. Hago comparaciones. No son odiosas, pero sí contundentes, reveladoras, desafiantes... a veces desoladoras.

Miro y reflexiono. Recuerdo las razones que me hicieron comenzar y las razones que me impulsaron a seguir. Y cuestiono la validez de esas razones en medio de las dunas. Recuerdo razones y busco razones, esas u otras, para continuar... o la valentía para aceptar la sinrazón.

Busco.

¿ A quién puedo encontrar en el desierto ?

Mundo Azul

4 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Hola Ignacio,
preciosas fotografias, aunque acompañen un texto un tanto desalentado.
Un blog exige mucha dedicación. No solo es mantenerlo actualizado, tambien relacionarse con otros bloggers y avivar esas relaciones constantemente, al fin y al cabo el blog sobrevive gracias a lo que nos aportan los demás.
Es como las plantas y los amig@s: hay que cuidarlos, si no, mueren.
Saludos.

igrgavilan dijo...

Gracias, Lola.

Tu observación creo que es acertada y puede que alguno de los tiros (no creo que todos) vayan por donde apuntas.

Eso si, tiempo, te aseguro que le dedico...eso sí, no sé si de la mejor manera posible... :-)

Lola Mariné dijo...

Visita otros blogs, deja comentarios, participa asiduamente en los que mas te gusten, y verás como la gente responde.
Saludos.

igrgavilan dijo...

Ese es un buen consejo, Lola, por cortesía y por lógica...y uno de los que te hacen además por ahí como medio de generar tráfico.

Si no lo practico más es muchas veces por falta de tiempo...o por exceso de sueño (en serio). Tambien es cierto que visito con asiduidad una serie de blogs. Eso sí, últimamente soy parco dejando comentarios...debo reconocerlo.