domingo, junio 28, 2009

Top ten

¡ Quién me lo iba a decir a estas alturas ! Pero si, ayer las volví a ver. Eran las deportivas de lujo cuando yo era un adolescente, el sueño de todo jugador imberbe de baloncesto. Nada más y nada menos que las "Adidas Top Ten". No hacía tanto que España se había incorporado a la modernidad, a Europa, al mundo del progreso. Y no hacía tanto que las únicas deportivas que estaban a nuestro alcance eran las Wamba de tela. Y más adelante, las John Smith, no mucho mejores. Enonces no habíamos oído hablar de Reebok ni de Nike y apenas existían zapatillas con el talón alto. Hasta que Adidas lanzó sus modelos en piel: la versión tope de gama eran las "top ten" y, un poco más modestas, aunque muy parecidas, las "Adidas Europa". Tuve varios pares del modelo "Europa"...y creo que ninguno "Top ten". Las Europa eran muy, muy dignas, y, las "top ten",quizá, eran demasiado "top"...

Han pasado los años y ya nos parece normal disponer de una amplia gama de deportivas con todo tipo de lujos, detalles, diseños, comodidades, excentricidades... Ya casi había olvidado este mítico modelo aunque, estoy seguro de haberle hablado no hace tanto a mi hija de estas dos zapatillas.

Y ayer, paseando por una céntrica calle madrileña, entro distraídamente en una tienda deportiva de Adidas. Y me llama la atención un modelo. Lo cojo, lo miro. Si, son ellas, no lo puedo creer: ¡unas "top ten"! ¡ a estas alturas ! Y para que no queden dudas, en la lengueta el nombre del mito... y en los cordones la leyenda "30 years".

Han vuelto, havuelto la leyenda, ha vuelto el mito, han vuelto las "top ten". Las miro con deseo y me pregunto si sería una locura, si será una tontería, a estas alturas hacerme, por fin, con unas "top ten".

Mundo Azul

2 comentarios:

El éxodo dijo...

Sí, qué tiempos aquellos. Yo comencé a jugar a baloncesto no con unas John Smith sino con unas Gorila de suela tan fina que era casi transprente. Hoy mis dos hijos lo hacen con unas deportivas no por menos caras de marcas para mí más desconocidas.

Despues me aficioné también al running y ¡hala! más trabajo para las Gorila. Hoy, cosas de la vejez, si corriese más de un kilómetro con ellas me tendrían que ingresar en urgencias para amputarme las piernas. Y es que he probado de todo y al final sólo soporto el asfalto con las deportivas más onerosas del mercado: las Ascics Gel Kayano. Las penultimas que he comprado me costaron nada más y nada menos que 160 eurazos. Qué abuso. Sobre todo si comparamos su precio con el de otras idénticas que he comprado por internet y con gatos de envío desde Estados Unidos me han salido por 78. Alucinante.

Abrazos.

Ps. Al concurso de micros mandé varios y, zas, premiado el que quizá menos me gustaba.

igrgavilan dijo...

Je, je. Yo los Gorila los recuerdo pero como zapatón resistente :-) :-) no como deportiva.

Ahora utilizo pues, depende, deportivas intermedias de Nike, Reebok, según se tercie...pero me duran más...porque las uso menos :-).

En cuanto a los relatos, no sé cómo serán los otros, pero por el que te dieron el premio es muy, muy ingenioso, un buen ingrediente para los micro, muy micro. A pesar de lo macabro no puedes evitar sonreir