domingo, noviembre 26, 2006

Equilibrista en medio del torbellino

Desde hace como un mes vivo en una especie de torbellino.

Desde el punto de vista profesional, decir que vivo momentos convulsos derivados de los cambios estratégicos en Telefónica fruto, a su vez, de la estrategia de convergencia fijo-móvil, del foco en grandes empresas y la decisión de concentración. Esto provoca fuertes cambios y, en lo que a mi toca, ha hecho que en los meses posteriores al verano haya ido asumiendo responsabilidad sobre cada vez más temas. Eso exige esfuerzo y adaptación.

Por otra parte, desde hace como un mes, estoy sufriendo, disfrutando más bien, un momento de excitación literaria, no ya tanto desde el punto de vista de lectura sino, y como novedad, de escritura (prueba de ello estáis teniendo en Mundo Azul). Se me acumulan las ideas y las ganas. Muchas veces, lo que me falta es tiempo y tranquilidad para ponerlas por escrito.

A esto se añade la dedicación creciente que este sitio, Mundo Azul, me viene pidiendo desde que lo inicié, hace casi un año.

Quizá el único aspecto pacífico es el personal/familiar.

Cuando hice el MBA, en una clase nos hablaron de que en la actitud frente al trabajo había tres tipos de personas: aquellas que viven obsesionadas por el mismo y sólo dedicadas a él, en detrimento de la vida personal; en el extremo contrario, aquellos para los que el trabajo era un asunto necesario para vivir pero completamente secundario y, finalmente, los equilibristas: aquellos que intentan rendir al máximo en su trabajo pero procurando defender la vida personal. Siempre me he considerado de este tercer grupo...aunque, por dedicación de tiempo, a veces podría pensarse que estoy en el primero.

Actualmente, la mayor víctima de esa vorágine son mis horas de sueño. De todas formas, toda esta excitación, esta tensión, aunque creo que no se puede mantener durante mucho tiempo, también es creativa y enriquecedora, es una forma de sentirse vivo y útil.

Y así estoy, como un equilibrista en medio del torbellino...

Mundo Azul

2 comentarios:

win dijo...

To be successful, have your heart in your business and your business in your heart.

Thomas Watson

Anónimo dijo...

Feliz cumple años Mundo Azul!
Primo Eduardo