domingo, diciembre 30, 2007

Testamento tecnológico

Ocurre algo curioso, al menos en el entorno que conozco, con el ejercicio profesional en el área de las tecnologías, al menos de las denominadas nuevas tecnologías.

En la mayoría de las actividades humanas, en la mayoría de las disciplinas, se considera un gran valor la experiencia, el conocimiento acumulado a lo largo de años de estudio y/o ejercicio. Y creo que esto es así en todo tipo de artes y artesanías, en todo tipo de disciplinas humanísticas, en profesiones relacionadas con ciencias biológicas y de la salud, en el ejercicio del derecho...en fin en casi todo lo que uno se pueda imaginar.

Sin embargo, parecen seguir una dirección diferente las profesiones relacionadas con las tecnologías de la información y las comunicaciones. En este mundillo, permanecer en las áreas más técnicas, aún convirtiéndose en un auténtico experto, no es garantía de valoración y progreso profesional, sino casi de lo contrario. Se espera una evolución hacia tareas de gestión o comerciales, dejando a los más jovenes las tareas eminentemente técnicas.

No sé si esto está marcado por la orientación poco dada a la I+D de España; si es intrínseco al sector y a su, aún, falta de madurez; si viene dado por el ritmo trepidante de cambio que afecta a este sector y que hace imposible para una persona mantenerse al día durante muchos años y ser verdaderamente experto; si es que el conocimiento tecnológico no es suficientemente rentable,...

Sea como fuere, el sector funciona así, y yo mismo no he sido ajeno a esa tendencia. Mis obligaciones profesionales me alejan cada vez más de la verdadera tecnología y me acercan a la gestión, al negocio, a la consultoría, a la comercialización. No me disgusta, es también muy interesante y retador. Pero es innegable el progresivo alejamiento del núcleo de la tecnología, del contacto profundo con ella.

Hace unos meses inicié la publicación en Mundo Azul de los Microtutoriales. La idea era recoger, en documentos claros y concisos, los principales fundamentos de tecnología que he tenido el placer de estudiar y/o aplicar. Hasta ahora, he publicado siete microtutoriales. Nunca he tenido un plan completamente cerrado, pero mi estimación actual, que podéis ver en el apartado de roadmap de Mundo Azul, es que el proyecto completo incluiría, casi treinta microtutoriales. Lo cierto es que, desde Mayo de este año, no he vuelto a publicar ninguno.

Ese alejamiento práctico de los detalles de la tecnología, explica un poco el parón. Sin embargo, uno de los visitantes más asiduos de Mundo Azul, me preguntó hace unos días por los microtutoriales...y me hizo pensar.

Y he pensado que le debo hacer caso y retomarlos. He pensado que es interesante, es útil y casi urgente. Si el devenir profesional me aleja de la tecnología profunda, es bueno que me esfuerce en recordarla y resumirla, para beneficio propio y de cualquier visitante de Mundo Azul.

Si no es como otra cosa, al menos servirá a modo de testamento tecnológico.

Mundo Azul

4 comentarios:

winfried dijo...

Si realmente para aumentar la carrera de uno, hay que hacer dos cosas en el area corporativaÑ

1.- Sacarse un MBA primordialmente en management

2.- Hacerce uno a manager el cual tienes que ir a meetings, hacer presentaciones, leer un mil emails, y todas esas cosas aburridas.

Yo prefiero ganar menos y hacer cosas tecnicas aunque me limita en el potencial que pueda optener, pero estoy contento de esta manera

Abrazos

igrgavilan dijo...

Me temo que yo ya he hecho los dos puntos que comentas...con las consecuencias que eran de esperar... :-)

winfried dijo...

Las presentaciones son las que me matan de miedo!

Lo que me da gracia Iggy, es que cuando el CEO hace una presentacion y se daña la computadora, o el network, casi siempre me llaman a mi, y eso a mi no me preocupa, porque estoy tan focus en el problema que no veo a nadie mas y eso que ha veces hay 20 o 30 personas en una gran reunion, pero si me ponen a hablar, aunque sea a dos personas las rodillas me tiemblan...jajajaja

igrgavilan dijo...

Si, yo visto ese tipo de situaciones, pero en general, los técnicos esán la mar de tranquilos...

De todas formas, mucho más peligroso que una presentación es una 'demo' de un programa que aún estás desarrollando o probando ¡ ahí sí que lo pasas mal !