domingo, febrero 03, 2008

La opinión sobre empresas cierra el círculo

En los primeros tiempos de Mundo Azul, hice lo que se suele hacer cuando se crea un sitio web: estructurar el sitio, introducir algo de información de carácter general y colocar enlaces a los sitios más interesantes que conocía. Es decir, di forma a este sitio, pero aportando poca información o contenido propios.

Poco a poco, he superado esa etapa y he ido añadiendo apartados en que he volcado, y seguiré haciéndolo, contenidos y aportaciones originales. En la sección de LITERATURA publico microrrelatos, nanorrelatos, poemas azules y, recientemente, he añadido un apartado dedicado a 'mis libros'. En TECNOLOGÍA publico los microtutoriales y, hace tan sólo unos días, he iniciado la publicación de los 'blue papers'. Respecto a la sección de HUMANIDADES ya hace tiempo que inicé la publicación de los microensayos. De las grandes secciones de Mundo Azul, pues, la única que estaba coja en este sentido era la sección de EMPRESAS, si exceptuamos la de DEPORTES en que no veo fácil cómo hacer aportaciones originales.

Pues bien, hoy inauguro el apartado que he denominado Números azules, artículos de opinión en un estilo similar a los 'blue papers' pero que se centrarán en aspectos de estrategia, marketing, organización, procesos y, en fin, en todo lo relacionado con la economía y administración de empresas.

Hoy publico el primer artículo, titulado La organización defensiva, donde analizo un tipo de organización afectada de parálisis y donde es más importante el no ser culpable que el conseguir logros, un tipo de organización que he denominado 'organización defensiva'.

Ya tengo en mente uno o dos temas más, así que espero poder mantener vivo este nuevo apartado con el que completo el círculo dedicado a la creación y opinión original.

Mundo Azul

2 comentarios:

winfried dijo...

Ignacio,

Que bien! ahora mismo lo leo!

Abrazos,

winfried

igrgavilan dijo...

Gracias, Winfired.

Le hice unas pqueñas correcciones unas horas después de que lo leyeses...pero nada importante.