miércoles, junio 17, 2009

Las expectativas y la felicidad

Leo en el libro 'De ti depende' de Ignacio Álvarez de Mon, hablando a propósito de la motivación en las empresas, la siguiente afirmación:

"Aspiraciones elevadas, expectativas modestas y necesidades cortas, esa es, según muchos, la combinación perfecta para la felicidad personal."

...y no puedo estar más de acuerdo y no deja de sorprenderme cómo ha expresado, casi literalmente, una "receta de la felicidad" que hace años llevo en mi mente y que, en mi versión personal, algo más compacta, reza así:

"Aspira a mucho...y confórmate con poco".

Las aspiraciones, las expectattivas, te movilizan, te impulsan, te dan una razón, un sentido, te ponen en marcha...y eso es parte de la felicidad. Pero la conformidad con lo simple, con lo cercano, te ayuda a valorar lo que tienes y a aceptar tranquilamente las decepciones que pueden llegar...y que, sin duda, llegan.

Seguro que existen otras recetas...pero esta es digna de un 'gourmet'...

Mundo Azul

2 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Pues yo creo que hay que pensar en grande para conseguir algo grande. Eso si, siendo realista y estando preparado para el fracaso, que en definitiva sirve para aprender.
Conformismo es una palabra que no está en mi diccionario.
Pero cada cual tiene su filosofía de vida.
¡Feliz finde!

igrgavilan dijo...

Lola,

Eso es precisamente lo que quiero decir.

No hay nada de conformismo en lo que propongo.