sábado, junio 06, 2009

Alegrías que da Internet

Hay ocasiones en que un webmaster o un blogger, al menos el que suscribe, se pregunta qué sentido tiene dedicar tiempo y esfuerzo a seguir creando contenidos, a publicar nuevos artículos o microtextos, a actualizar la página web. Pasan días y semanas en que uno tiene la sensación de que las pocas personas que visitan la página o el blog lo hacen de manera casual, sin prestar mucha atención a lo publicado y sin que eso genere visitantes fieles o, al menos, opiniones o debates interesantes.

Sin embargo, aparte del motor íntimo de la motivación, también existen ocasiones en que Internet nos hace pequeños regalos, momentos de satisfacción que compensan el esfuerzo y le dan sentido.

La semana que termina, se acumularon, de manera fortuita, varios de estos acontecimientos. Así, y por segunda vez (y espero que no última), alguien decidió publicar uno de los post de mi blog de literatura y humanidades, El cielo del gavilán, en el agregador de noticias Menéame, donde recibió algunos 'meneos' adicionales y un comentario. Poca cosa comparada con los blogs más populares, pero una alegría, al fin y al cabo.

Al día siguiente, creo, recibí un comentario de una niña, en dos de mis cuentos infantiles publicados en Mundo Azul. Me sorprendió y me alegró mucho ver que una niña leía mis textos, que decía que le gustaban y que se decidía a poner comentarios. Siempre parece especialmente difícil llegar al público infantil y mi página no parece, en principio, especialmente atractiva para los más jóvenes. Y esto multiplica la satisfacción experimentada.

Y, finalmente, una persona desde Argentina, creo que el mismo día, llegó, supongo que a través de un buscador, a uno de mis microensayos de Mundo Azul y me sorprendió con la pregunta de quién era el autor, pues le interesa el razonamiento del artículo para publicarlo en un libro que está preparando.

Poca gente accede a mis contenidos en Internet, pero parece que de vez en cuando esos contenidos interesan y, en esta semana, a personas con inquietudes, edades y procedencias bien diferentes. Me he sentido contento, satifecho, casi orgulloso.

Internet, de vez en cuando, te da estas pequeñas alegrías.

Mundo Azul

4 comentarios:

Didac Valmon dijo...

poca ghente sabe lo mucho que merece la pena leerte! yo mismo debería hacerlo más a menudo

igrgavilan dijo...

Muchas gracias, Diego. De todas formas, tú eres de los más fieles :-)

Jésvel dijo...

Me alegro, Ignacio. Yo, aunque sigo "en off" procuro seguirte. Un saludo.

igrgavilan dijo...

Muchas gracias, Jésvel...y a ver cuándo te pones en 'on' :-) :-) (es broma).